Inicio   |   Biografía   |   Libros   |   Premios   |   Prologuistas   |   Videos   |   Contactar con autor   |   Ebook   |   Pedidos

 
 Síguenos en:
 Facebook
aa
 Twitter
 Narrativa
 Novela
aa
 Relato breve
 Ensayo
 Obras
 Historia
 Trabajos

 Investigación
 Criminología
 Trabajos

 Investigación
 Ámbito penitenciario
 Trabajos

 I muestra
histórico-gráfica
 Prensa
 Prensa escrita

 Televisión y radio
 
Ayuntamiento de Jaén
Premio “Rafael Ortega Sagrista” de Investigación Histórica 2004

JAÉN EN GUERRA:
victimario de un horror (1936-1950)

La obra galardonada de Luis Miguel Sánchez Tostado hace un estudio comparativo y nominal de las víctimas de la represión en cada uno de los bandos y realiza un recorrido por episodios sorprendentes e inéditos de la guerra civil y del primer franquismo en Jaén.

Fallo del Jurado:

Fallo del Premio “Rafael Ortega Sagrista” de Investigación correspondiente al año 2004

El jurado del Premio “Rafael Ortega Sagrista” de Investigación, compuesto por D. José María Díaz Hernández, Dña. María de los Ángeles Espadas Alcázar y D. David Martínez López, asistidos por su secretario, D. Juan Cuevas Mata, en la reunión celebrada el día 26 de mayo de 2005 para emitir el fallo del mismo, acordó, después de las deliberaciones pertinentes:

Otorgar el Premio, dotado con 3000 euros y la publicación de la obra, al trabajo presentado bajo el lema “Urdapilleta” y titulado “Jaén en guerra (victimario de un horror)”, por realizar una oportuna, rigurosa y ecuánime aportación al estudio de la represión de los dos bandos de la Guerra Civil (1936-1939) y la posguerra, utilizando exhaustiva y correctamente fuentes documentales novedosas, procedentes de archivos a los que han podido acceder los investigadores recientemente, fuentes orales, etc., ofreciendo, por primera vez, un censo completo de víctimas y consiguiendo, en definitiva, arrojar luz sobre muchos de los episodios más oscuros de este trágico periodo de la historia reciente de nuestra ciudad. Una vez abierta la plica resultó ser su autor D. Luis Miguel Sánchez Tostado.

*Asimismo, el jurado acordó declarar desiertos los dos Accésit del Premio.

Jaén a 26 de mayo de 2005


Sinopsis de la obra:

Los primeros meses tras el golpe de Estado de 1936 fueron especialmente sangrientos. Las zonas tomadas por el ejército rebelde aplicaron “su justicia” de forma inclemente mediante la aniquilación física de los republicanos y, aun sin tener responsabilidades políticas, extendieron su represión a familiares y amigos en una persecución obsesiva hacia el comunista, al socialista, el ateo, el apóstata, el masón, el “rojo” en general. Por su parte, en algunas zonas que se mantuvieron fieles a la República (como lo fue la provincia de Jaén), el golpe militar fue la excusa que necesitaron algunos para llevar a cabo una revolución de tintes bolcheviques donde la consecución de la dictadura del proletariado pasaba por el anticlericalismo, la iconoclastia y el exterminio físico de caciques y propietarios, de los “fascistas” en general, que luego se extendió a otros por el simple hecho de haberse expresado contrario a lo establecido. Así, unos y otros, “rojos”y “fascistas”, llenaron de cadáveres cunetas y cementerios. Una España tomada por el terror de las sirenas, los bombardeos, los juicios sumarísimos y los pelotones de fusilamiento.

Pero no concluyó el dolor con el fin de la contienda en 1939. El bando vencedor, el insurgente, extendió su venganza más allá de los límites de la razón y durante una prolongadísima posguerra convirtió el país en una inmensa cárcel cercenando los derechos que la clase obrera consiguió con grandes sacrificios durante muchos años de lucha. Era la España del luto, de las cartillas de racionamiento, del estraperlo, de la misa diaria, de la censura, del pudor moral, la del fundamentalismo católico, la del sometimiento y la humillación impenitente, la del exilio y la emigración, y así hasta la implantación hegemónica de un régimen dictatorial que se prolongó nada menos que cuarenta años.

Pensamos que ya va siendo hora de arrojar un poco de luz a tanto silencio y aproximarnos a las respuestas de unas cuestiones que nos asaltan de forma recurrente:

• ¿Cómo se concretó la represión de la retaguardia republica en la ciudad de Jaén?
• ¿Cuál fue exactamente la magnitud represiva del franquismo en nuestra ciudad?
• ¿Dónde se torturaba? ¿Dónde se fusilaba? ¿Dónde se enterraba?
• ¿Cuántos y quienes fueron los fusilados por sentencia firme y cuántos los crímenes sin formación de causa?
• ¿Cuántos fueron asesinados en las cárceles jiennenses? ¿Quiénes murieron entre sus muros?
• ¿Por qué nunca se hizo un censo nominal y completo de víctimas?


Necesidad de nominar

Hay quien argumenta que aún no es conveniente publicar un censo de víctimas, que aún es pronto, que pueden abrirse viejas heridas o que algunos familiares no les gustaría que se divulgara que su ascendiente fue fusilado siendo de él o ella de otro color político.

Fuera de toda intención de generar polémicas, particularmente pienso que es imprescindible la confección de dicho censo y que la situación actual, habiendo transcurrido hasta cuatro generaciones, es idónea, más aún cuando son los mismos nietos y biznietos los que reclaman conocer aspectos de la vida de sus antepasados. Pero hay más razones, una de peso: la gran cantidad de personas que aún buscan a sus familiares. La provincia de Jaén, que se mantuvo fiel al gobierno de la República hasta el último día de guerra, fue receptora de numerosa tropa, voluntarios y brigadistas que fueron destinados en los frentes de Alcalá la Real, Porcuna y Lopera así como en los de Córdoba. A la conclusión de la guerra muchos combatientes republicanos fueron apresados y conducidos a la capital, condenados a muerte y ejecutados o asesinados sin darse aviso a las familias que aún los tienen por desaparecidos. Esto último justificaría por sí sólo la elaboración y divulgación del victimario. Pero existen también razones de índole histórico y científico, pues nunca se ha realizado en la capital un trabajo comparativo de las distintas fuentes documentales, tampoco de corrección de errores, ni ausencias ni duplicidades, ni han sido contrastadas las muertes violentas con el fin de otorgar rigor al balance de víctimas tanto en la retaguardia republicana como durante la dictadura. Razones a las que hay que sumar otras de carácter humano, pues estos listados van a permitir que los familiares puedan nominarles en los propios cementerios donde se inhumaron.

Pero “Jaén en guerra” no se limita únicamente a exponer, ni mucho menos, un censo de víctimas, también incluye sorprendentes episodios inéditos que contribuirán al conocimiento tan preciso en esta parcela histórica. Hechos como algunos de los sucesos prebélicos acaecidos en Jaén en 1930 y 1934, algunos mitos sobre la población reclusa de la cárcel-catedral, cómo funcionaron las checas de Jaén, qué fue del tesoro incautado por el Frente Popular o cómo fueron los últimos días del gobierno republicano en Jaén. También se incluyen aspectos inéditos sobre los “trenes de la muerte” o de cómo se realizó el pacto entre socialistas y rebeldes para la entrega de la ciudad en el último día de guerra. Especial atención se dará a biografías inéditas de personajes jiennenses que tuvieron una gran importancia en el desarrollo de los acontecimientos tales como el Director General de Prisiones, Pedro Villar Gómez, el comandante José Poblador Colás (“Pancho Villa”), así como los procesos seguidos contra los principales responsables republicanos de la provincia tales como los diputados socialistas Alejandro Peris Caruana o José López Quero, los comunistas Cristóbal Valenzuela Ortega o José Aroca Nuñez, la influyente familia Castillo García-Negrete, Manuel Valenzuela Cuevas, Pablo Flores Urdapilleta, el gobernador civil José Piqueras Muñoz o el alcalde de Jaén José Campos Perabá, entre otros muchos que acabaron ejecutados en el cementerio de San Eufrasio, son algunas de las muchas novedades que aporta el presente trabajo.

Jaén en guerra (victimario de un horror)” pronto estará a la venta a disposición de los lectores.
  

 
 

© Todos los derechos de imágenes y textos reservados por el autor, Luis Miguel Sánchez Tostado.

Diseño y desarrollo web