Inicio   |   Biografía   |   Libros   |   Premios   |   Prologuistas   |   Videos   |   Contactar con autor   |   Ebook   |   Pedidos

 
 Síguenos en:
 Facebook
aa
 Twitter
 Narrativa
 Novela
aa
 Relato breve
 Ensayo
 Obras
 Historia
 Trabajos

 Investigación
 Criminología
 Trabajos

 Investigación
 Ámbito penitenciario
 Trabajos

 I muestra
histórico-gráfica
 Prensa
 Prensa escrita

 Televisión y radio
 
COLECCIÓN "MEMORIA HISTÓRICA"


Una de las principales aportaciones de Luis Miguel Sánchez Tostado a la historiografía jiennense ha sido la colección bibliográfica “Memoria Histórica”.



Características de la colección:

La colección bibliográfica “Memoria Histórica” se inició en 2004 y se presenta con las máximas calidades en su edición. Papel de primera calidad, un gran número de ilustraciones, acabado artesanal cosido, pasta dura estampada en oro y sobrecubierta plastificada a todo color. Todas las entregas de la colección presentan en el lomo la numeración y la fotografía de la portada para una fácil localización. Igualmente todas ellas mantienen idéntico formato de 21x16 cm.
Entregas publicadas

N° 1
N° 2
N° 3



¿Porqué esta colección?


1937. Un miliciano sostiene a un niño tras la rendición
del Santuario de la Virgen de la Cabeza de Andújar

Desde el comienzo de la guerra civil (18 de julio de 1936) han transcurrido casi setenta años, treinta desde que el fin de la dictadura en 1975. Aún hoy, pese a los años transcurridos en democracia, todavía surgen muchas interrogantes en torno a una parcela histórica marcada por el oscurantismo y el silencio. Con una transición democrática que evitó a toda costa abrir el debate de la represión para no suscitar el recelo de la derecha tradicional que creyó peligrar sus privilegios de antaño (recordemos el intento de golpe de estado del 23 de febrero de 1981), las labores de investigación histórica se han limitado a estudios generales y poco precisos precisamente porque hasta finales de los ochenta y principio de los noventa las fuentes documentales han estado vetadas a los investigadores. Para colmo la ley de archivos establece un periodo de protección de cincuenta años para la consulta de documentos cuya divulgación pueda afectar a la intimidad de las personas. Así pues, sumarios militares, expedientes penitenciarios, atestados policiales, registros civiles y documentación similar no ha sido posible consultarla hasta fechas muy recientes. Nos encontramos frente a la paradoja de que en muchos aspectos conocemos más sobre la historia antigua que sobre nuestro pasado inmediato, sobre todo a nivel local. El silencio impuesto (con la dictadura), el silencio pactado (con la transición) y el silencio legal (con la ley de archivos) han sido los responsables de que miles de familias españolas aún desconozcan el final de sus ancestros, que no sepan qué fue de ellos, ni cómo fueron sus últimos días, ni dónde fueron enterrados. Más aún cuando el continuo traslado de tropas de unas regiones a otras así como las conducciones de presos propiciaron que las víctimas jiennenses se encuentren desperdigadas por buena parte de la geografía española.

Esta circunstancia se ha comprobado cuando, en los últimos años, el autor se ha visto en la sorprendente tesitura de comunicar personalmente a varias familias (unas jiennenses y otras de muy lejos) el lugar preciso donde fue asesinado su padre, o el lugar donde fue enterrado su abuelo, viéndose partícipe en la reconstrucción de algunas historias que ni ellos mismos conocían. Fue entonces, ante la evidencia de tanta historia inconclusa, de tantas incógnitas, cuando Luis Miguel Sánchez Tostado se plantea la necesidad de trabajar en la aportación de la colección bibliográfica “Memoria Histórica” y en la elaboración de un victimario nominal de víctimas de ambos bandos en la provincia de Jaén. Una labor, sobre todo la los represaliados republicanos, que debió realizarse por el propio Estado democrático tal y como el régimen franquista hizo con sus caídos. Pero, como casi siempre, estas investigaciones parten de la iniciativa privada.

Fuera de toda intención de generar polémicas, el autor considera que es imprescindible arrojar algo de luz en determinadas umbrías de nuestra historia contemporánea, poner un poco de orden en ese caos silencioso y documentar los testimonios que aún conservan los escasos supervivientes de aquel horror. La situación actual, habiendo transcurrido hasta cuatro generaciones, es idónea, más aún cuando son los mismos nietos y biznietos los que reclaman conocer aspectos de la vida de sus antepasados y que se preguntan: ¿Qué pasó?

Entrada de las tropas “nacionales” en la ciudad de Jaén el 29 de marzo de 1939Es imprescindible, a estas alturas, divulgar el suceso histórico tal y como fue, sin menoscabos particulares ni medias verdades en torno a los atropellos que se cometieron por los dos bandos y sobre los que no debe escatimarse información alguna. Las nuevas generaciones precisan el conocimiento de nuestra memoria histórica con el máximo rigor histórico y el investigador debe ser honesto consigo mismo y con la responsabilidad que tiene en sus manos. En lector, por su parte, no debe extrapolar aquellos trágicos episodios ni valorarlos desde la perspectiva actual, sino encuadrarlos en el contexto histórico de la época. Sólo así podremos aproximarnos al conocimiento de aquella parcela histórica que marcó un antes y un después en la historia de España y en la historia de la provincia jiennense.
 

 
 

© Todos los derechos de imágenes y textos reservados por el autor, Luis Miguel Sánchez Tostado.

Diseño y desarrollo web